Arte románico en la Sierra de la Carrodilla (III)

ALINS DEL MONTE – IGLESIA DE SAN JUAN

(LA LITERA)

La pequeña localidad de Alins del Monte se sitúa en la comarca de La Litera, al sur de la sierra de la Carrodilla y a unos diecisiete kilómetros al nordeste de Monzón. Retrepado en lo alto de una loma, su iglesia y los exiguos restos de un sencillo castillo ocupan la cota más elevada. Situación claramente defensiva destinada a guarecer el flanco occidental del castillo de la vecina localidad de Calasanz.

Es templo elegante, en especial cuando es contemplado desde su cabecera que se eleva desde un escarpe rocoso, con tanta altura que más parece torreón de vigilancia. La iglesia es de nave única y en sus hechuras se advierten los “remiendos” de sucesivas reformas en el tiempo. Los diferentes materiales y calidad de las hechuras nos orientan bastante bien al respecto. Tanto al interior como al exterior de la cabecera abundan marcas de cantería, aunque limitándose a un par de signos: una “V” con bisectriz (a modo de pata de oca) y un aspa son las más abundantes.

La cabecera se alza sobre un basamento teóricamente macizo, siendo su base de mayor diámetro y de forma tronco cónica hasta prácticamente el inicio del suelo del altar. Las hiladas más inferiores en su lado sudeste muestran signos de mayor antigüedad. Son sillarejos poco desbastados y evidentemente más toscos que los sillares de caliza blanca situados más arriba y con las marcas descritas. Hechuras que encajan más con los restos de la vieja fortaleza situada poco a poniente sobre la zona más elevada del cerro.

El ábside es sobrio y en su zona alta abren dos vanos de doble derrama, aun cuando los textos consultados y la planta en los paneles informativos se empeñan repetitivamente en que posee tres. Por encima de los vanos se advierten dos momentos edificativos distintos, acordes con la reedificación y con el cierre mediante bóveda de ladrillo que veremos al interior.

La portada abre en el muro sur, poco a poniente de una capilla añadida. Es de medio punto dovelada, con guardapolvo e imposta decorado con elegantes puntas de diamante en caliza blanca. Sobre el hastial de poniente, espadaña bífora rematando el conjunto.

Las noticias documentales que he recogido arrancan de modo unánime del primer tercio del XIII relacionándose con el enclave templario de la cercana ciudad de Monzón. Y sin duda debe de ser cierto; pero creo que antes de ello ya hubo allí castillo e iglesia castrense sobre la que asentó la que contemplamos.

En un artículo de la revista Argensola del Instituto de Estudios Altoaragoneses (Nº 110, pag.: 287-236, 1996), Francisco Castillón revisa los “Documentos de Santa María de Alaón y de sus prioratos de Vilet y Chalamera”. En el mismo hace notar que “Siguiendo los caminos de la reconquista aragonesa por los valles del Cinca y del Sosa, los monjes fundaron tres nuevos prioratos suplantando a los antiguos: Santa María del Vilet (Gabasa), Santa María de Chalamera y San Bartolomé de Calasanz”.

Es decir que bastante antes de las noticias que nos llegan del siglo XIII hubo en esta zona actividad monástica dependiente del monasterio de Alaón. Ello es de interés porque encaja con una epigrafía reutilizada al interior del templo.

Al interior, el templo sigue mostrándonos los efectos de “patchwork” resultantes de las diferentes épocas constructivas y de sus reedificaciones. Lo más llamativo es su nave, de alegres tonos que animan la reforma mayoritariamente del XVIII con sus bóvedas de lunetos.

El cilindro absidal es la zona más primitiva de lo visto. Al igual que al exterior hay sillares de dos tonalidades: caliza clara y arenisca oscura. Además, ladrillo cerrando la parte alta de su bóveda, probablemente para remendar algún derrumbe.

A los pies del templo hay coro alto de madera y en los laterales, capillas de poca profundidad de las cuales la sur sobresale algo en planta. Es en ella donde encontramos dos inscripciones en fragmentos pétreos recolocados (Imágenes 19 y 20).

Probablemente proceden del templo anterior y fueran reutilizadas como elementos edificativos en un momento más tardío. Ya al exterior en el lado norte del ábside he visto un sillar que se labró a partir de una lápida epigrafiada (Imágenes 11 y 12). En dicho sillar se incluyen parte de dos líneas y una tercera amputada. Como además se colocó en posición invertida, su lectura se ha dado como “de difícil interpretación”. La imagen 12 corresponde a dicho sillar girado para verlo en posición ortodoxa.

Por lo que respecta a los dos fragmentos que contienen epigrafía reutilizados en la capilla sur, decir que al igual que el del exterior, se recolocaron en posición invertida lo cual, como es entendible, aumenta la dificultad de lectura “in situ”. Es curiosa la insistencia a colocar boca abajo estas inscripciones. Quizá por ello los paneles informativos del pueblo al presentar la planta del templo también la presenten volteada con los lados sur y norte invertidos. Debe de ser que ninguno de los autores de lo mencionado supieran lo que se llevaban entre manos.

 

 

Ver artículo completo en: http://www.romanicoaragones.com/2-Ribagorza/990368-AlinsMonte.htm

Más construcciones románicas de la Sierra de la Carrodilla en: http://www.arquivoltas.com/Arquivoltas.htm

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: