Carta abierta al alcalde de Estadilla, Jaime Facerías

A la atención de Jaime Facerías, alcalde de Estadilla y presidente de la Comarca de Somontano

 

Hola Jaime, te escribo directamente esta carta abierta, así como remitiré copias a la Plataforma Carrodilla Sostenible, y a algunos medios que se interesaron en el tema del proyecto de explotación y vaciado de piedra de la Sierra de la Carrodilla. No tienes por qué responder a este mensaje, incluso quizás no la leas hasta el final porque me va a quedar larga, pero si lo haces estaría contento. Yo no soy estadillano, no nací en Estadilla ( y como yo, la mayoría de los estadillanos, que nacieron en Barbastro o Monzón porque allí hay hospitales), me llevaron cuando tenía un mes de vida y dicen que a los mamíferos como a los perros, nos sucede que los acontecimientos, experiencias y situaciones a las que somos sometidos durante los cuatro primeros meses de vida son las que nos condicionan el carácter, por lo que algo de Estadilla y su sierra mamé con los calostros, seguro. Luego habrá algo genético, claro, de mi padre sin lugar a dudas, una de las personas más enamoradas del paisaje que he conocido, y que tampoco era estadillano. Reitero lo de la estadillanidad porque precisamente no me importa en absoluto, no elegimos ni nacer ni dónde, creo en la apatridad del individuo universal, como humanista que soy, y soy extranjero en todas partes porque todos lo somos así como creo que somos los ríos porque nuestras venas son ríos, creo en las montañas porque somos verticales como ellas, creo en los valles porque nuestro cuerpo forma depresiones y recovecos, creo en el aire limpio porque es gracias a quince aspiraciones y expiraciones por minuto que vivimos, creo en los árboles porque crecemos y morimos como ellos, y en la fauna porque simplemente somos animales, creo en el paisaje como una prolongación de nosotros mismos. No soy estadillano, pero soy estadillano, porque los trámites burocráticos y administrativos me resultan espeluznantes, y porque soy un ser humano, más allá de si consto en el censo o no, más allá de mis atributos. Pero bueno, no me voy. Vivo en Polonia ya algunos años, y hace unos meses hice lo más triste que un ser humano puede llegar a hacer en la sociedad: comprar tierra. Compré ante los seres humanos algo que no pertenece a los seres humanos, tan abstracto como comprar una parcela en Marte, un metro cúbico de viento o una nube. La tierra no es de nadie, ni siquiera es de todos, pero la sociedad está construida de tal modo que le andamos poniendo fronteras, términos municipales, limites geopolíticos y otras degeneraciones a lo único que no debiera tenerlo porque es patrimonio de la vida. Mío, tuyo, la semántica de las guerras, de los campos de concentración, de la deforestación de la Amazonía, de la muerte, del “pan para hoy y hambre para mañana”, del envenenamiento paulatino del mar y de los ríos, por ejemplos, y de nuestro suicidio como especie. Y compré esa tierra para que nadie cazara allí, para que nadie le echara productos químicos, para que ni se acerquen los transgénicos. No me pertenece, sólo la usufructuaré hasta que ella me usufructúe a mi, espero que dentro de muchos años. La gente suele pensar que somos tontos, o ingenuos, o las dos cosas, por hablar de este y otros modos, y andar por ahí proclamando un ser humano en armonía con su entorno natural, un ser humano digno, entero, completo y consciente de sus actos ( sobretodo en lo referente a las consecuencias de ellos ). Soy ecologista profundo porque el planeta lo necesita, la tierra que me rodea lo necesita, la fauna y la flora así como las nuevas generaciones de personas lo necesitan, no es algo opcional sino vinculante, imprescindible. Ecología proviene de las palabras eco y logia, es decir “casa lógica” o la “lógica de la casa”. Nuestra casa entonces debe ser lógica, no poniendo el tejado en los cimientos y las ventanas boca abajo, esa es la base de la ecología, el principio de permanencia. Si queremos permanecer, debemos ser ecológicos, o respetar al menos los parámetros en que se basa la ecología. En términos de neoliberalismo financiero horadar la sierra de la Carrodilla no es nada, y realmente no pasa nada si lo hacemos -por activo o por pasivo-, nada que no haya sucedido antes en otras partes, que se mueran unos bichos que no conocemos no afecta al resultado del partido de fútbol del sábado, que se bloquearan los manantiales que abastecen Estadilla tampoco es problema ( hay muchos pueblos en el mundo que debido a contaminaciones acuíferas dependen del suministro diario en camiones cisterna, y a malas se trae el agua de donde haga falta ), que se modifique el paisaje hasta convertirlo en una caricatura de sí mismo tampoco afecta al calendario de las fiestas patronales, pero dentro de cincuenta o cien años nuestros nombres podrían aparecer en la lista de acusaciones y reproches de los niños de hoy, con mucho derecho a hacerlo, porque no supimos o no quisimos defender lo suyo. El año pasado la organización Greenpeace Polonia me pidió una fotografía para su calendario anual, la escogida fue la de un martín pescador hecha en Estadilla, una pequeña ave del tamaño de un suspiro, pero ya ves, miles de personas en Polonia han conocido ese vecino vuestro, que a lo mejor ni siquiera era estadillano, pero vivía allí y tenía el derecho universal de hacerlo. El derecho universal de la vida y del entorno en que ejercerla, Jaime, es mucho más poderoso e importante que el derecho a enriquecimiento a costa de la destrucción, aunque no tengan buena fama entre los mercaderes, la vida y el paisaje donde se desarrollan son lo único importante. Dirijo a ti mis ruegos porque no conozco a los accionistas de la Sierra de la Carrodilla, ni conozco ( ni quiero ) a los dirigentes de Jetprom -como empresa interesada en beneficiarse de la destrucción de un paisaje-, y porque creo que si permitir las catas y las obras de las canteras en la Carrodilla han sido derivadas de una actuación política gubernamental, también su paralización lo puede ser. Creo que los dos lo sabemos.

Sin más, y sin menos, un saludo

Xavier Bayle

Anuncios

3 responses to “Carta abierta al alcalde de Estadilla, Jaime Facerías

  • Donato

    Habrá un día en que la demografía obligará a poner límites a la vida de la Humanidad. Como ya ha ocurrido en China. ¡Que les vayan allí con lo de “creced y multiplicaros”!
    Y habrá también, desde el término opuesto, la necesidad de poner límites a la capacidad individual de consumo exagerado, de destrucción tanto de productos derivados como primarios. Y será con sólo que aumente un poco más la vergüenza ajena en los semejantes.

  • Xavier Bayle

    Y la conciencia, y la responsabilidad civil y el respeto. todo debe crecer proporcional…menos la demografía. Por mi parte estoy esterilizado desde hace años. Lo recomiendo.

  • Concha Vicente Esteban

    Acabo de enterarme de esta noticia, me han entrado ganas de llorar. Cualquier monte, collado, árbol etc. que dé la Naturaleza, es un todo del que formamos parte con el alma, un bien Universal, e irreparable si se destruye. Mis hijos tienen en su mirada esos colores, ese cielo, los olores de La Carrodilla, los paisajes en que crecieron. Todos eso es sagrado, no sólo para los hombres, fauna, flora, sino para saber que el planeta ha de seguir siendo hermoso, que el oxígeno aún sea respirable, que no hay dinero en el mundo que pueda comprar un paisaje o el silencio ¿o sí? Me niego en redondo a aceptar esta locura. Se nos mueren los mares, se nos muere la tierra, la lucha debe de continuar y a ella me sumo. Desde Zaragoza haré todo lo que esté en mis manos para parar esta barbarie, este sinsentido que me avergüenza, al pertenecer al género humano. Nada puede justificarlo. Hemos de ir acostumbrándonos a no tener tantas necesidades. Japón y sus centrales nucleares (nunca mejor momento para recordarlo) no deja de ser una respuesta a que las leyes de la Naturaleza son (deben de ser)respetadas. Un abrazo muy fuerte a todos los estadillanos, siempre os llevaré en mi corazón. Concha

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: