Chicharras

En la Sierra de la Carrodilla habita un animal curioso desde el punto de vista de la etología y bello desde el estético ( aunque hay más belleza fuera de la estética, en la ética por ejemplo ), se trata de la chicharra alicorta ( Ephippiger ephippiger ), ortóptero solitario y diurno que deambula los tomillares y romerales de la banda suroeste del macizo, al menos por lo que constaté. Existen variados aspectos y formas en esta especie desde la del grillo verde hasta otras multicolores incluida la rara pantingana, algunas presentes en la sierra. Una de las que fotografié posee unos preciosos tonos amarillos en el vientre y un lomo negro intenso y brillante. La hembra posee un apéndice retráctil ovopositor en el extremo del abdomen, curvado, duro y de la longitud hasta de su propio cuerpo, llamado ooteca y que le permite la puesta de huevos bajo la tierra, introduciéndolo y dejando a salvo su valiosa descendencia. Es un insecto que se nutre de vegetales, aunque también se cita como depredador de procesionaria del pino. Es un animal vistoso, cada vez resulta más raro encontrarlo, pero aún puede uno toparse con ellos si halla las rutas por donde, por decenas en ocasiones, como llamadas por alguna voz inaudible, suelen desplazarse. A veces esas rutas geográficas coinciden con las trazadas por el animal humano, entonces son aplastados bajo las ruedas o las botas, así observé que la chicharra alicorta puede practicar canibalismo con los cuerpos caídos, siendo una fuente de proteína animal que no desperdician, porque en la naturaleza la basura NO existe. Los “residuos” y la “basura” son conceptos humanos, perversiones contra la permacultura natural y los eternos ciclos de energía y materia del universo conocido. La “basura” es uno de los ejemplos que confirman el paulatino divorcio del ser humano con la madre tierra En la Sierra de la Carrodilla también se encuentra la Mantis religiosa, así como otra pequeña mantis llamada Empussa pennata, la cual dicen los entomólogos que posee la cualidad de no devorar al macho durante la cópula. Recientes estudios señalan que las mantis muy rara vez devoran al macho en libertad, pero que casi siempre lo hacen en cautiverio, debida al stres. La mala fama de este insecto, una vez más revierte en la crueldad humana, capaz de robarles su libertad. La libertad nos sienta bien a los animales, por ello hay que garantizarles a todos espacios de libertad, no importa el tamaño, importan las ganas de vivir. Pero si de tamaños importa podríamos hablar una y otra vez y otra vez y otra vez hasta el hartazgo del quebrantahuesos, hasta que los que nunca oyen escuchen, porque con incluso tres metros de envergadura y hasta 7 kilos de peso, capaz de planear con un gasto de energía casi igual a cero distancias de cientos de kilómetros, el Gypaetus barbatus es mucho más que una falconiforme osteófaga increíble, con ácidos estomacales más corrosivos que los del líquido de batería de los coches, capaz de digerir una pieza ósea entera de cuatro kilos de peso, el quebrantahuesos es un regalo de los cielos a la Sierra de la Carrodilla y a todos los aragoneses, y al parecer todavía no se ha comprendido el inmenso tesoro que planea los barrancos estadillanos. Si las autoridades que han permitido el proyecto de vulneración que se pretende cometer con las canteras tuvieran un mínimo de astucia, un mínimo de coherencia, un mínimo de sentido común y un mínimo de vergüenza ni siquiera se tomarían en serio dicho proyecto ante el peligro potencial de ahuyentar esta impresionante ave. El quebrantahuesos, casi desaparecido de Europa occidental, ya ha tenido y tiene bastantes problemas en adaptarse y reproducirse en los Pirineos, en cualquier otro macizo se morderían las uñas por tenerlo cerca, le rendirían honores aunque sólo fuera por el orgullo de que tal milagro de la naturaleza surcara el espacio con esa elegancia, esa dignidad y esa majestad inigualable que ya cautivó a los antiguos griegos, sugiriendo el mito del Grifo y la muerte de Esquilo. El quebrantahuesos -se me rompe la voz al mencionarlo-, es capaz de impresionar a toda aquella persona que piense y sienta al mismo tiempo, pensar y sentir con el cerebro y el corazón, en lugar de con la billetera. Uno de los principales peligros del quebrantahuesos son los tendidos eléctricos, donde colisionan, otro los cebos envenenados -tipificados como delito desde 1995- de los cazadores ( legales e ilegales, si alguna diferencia existe ), y un tercero “las molestias directas producidas por la actividad humana en zonas sensibles como barrancos o grandes cortados rocosos” (cito Wikipedia). Por lo que sé de molestias, humanas y barrancos mucho me temo que las canteras son todo eso y mucho más. Por favor, por las chicharras alicortas, por las pantinganas y las mantis y las empussas, y especialmente por el quebrantahuesos… detened las canteras, detengan las canteras. Citando al activista ecologista Rod Coronado: “…y si no te parte el corazón saber lo que le están haciendo al mundo que amamos, siento lástima por ti, quizás ya no estés vivo. Pero si la muerte del planeta que amamos te hace llorar, entonces coge esas lágrimas y conviértelas en acción”. La Sierra está en peligro, estadillanos, el paisaje tiembla, aragoneses: tiempo de acción.

Xavier Bayle

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: