“Compatible y favorable”

Yo no soy un experto, ignoro completamente en qué parámetros basan sus estudios topográficos y medioambientales los técnicos de la DGA y el Gobierno de Aragón, para afirmar que las canteras que pretenden cometer contra la Sierra de la Carrodilla son un impacto ecológico “compatible y favorable”. No sé cuánta destrucción es admisible, no sé cuántos milenios de paisaje desaparecido son aceptables para el producto interior bruto y la avaricia humana. No soy un experto en materia económica, que es la que prevalece sobre la conservación de los ecosistemas seculares. Sólo puedo opinar, como cada uno.
Para empezar la perversión, las canteras quieren recibir nombres humanos como “Julia” y “Lucía”, tratando quizás de dulcificar con tan bonitos nombres de mujer lo que significa una cantera de piedra caliza ornamental: explosiones, barrido de sustratos, posibles desplazamientos de aguas subterráneas, por no hablar por ejemplo de la probable regresión de la población -ya en decadencia- de chicharra alicorta, un pequeño insecto tiempos ha abundante en la serranía, según cuentan, y otros más.
Los insectos no cuentan, en los terrenos a demoler al parecer “no hay nada”, nada de valor, salvo la tierra, la sagrada tierra que ya parece no contar. La patria del tomillo y la archelaga, del romero y el espliego, un lugar donde son y están, desde hace miles de años. Ellos estaban antes que nosotros.
El dinero amenaza los paisajes, eso es sabido, y nada hay más pernicioso para la salud del planeta como la propiedad y disposición a capricho de ciertas cosas que no debieran tocarse. Los buitres, los increíblemente sensibles quebrantahuesos, los huidizos alimoches, águilas, halcones, decenas de especies de paseriformes, van a ser aterrorizados por la mordedura de máquinas y dinamitas para el capricho de la ornamentación. Y NADIE puede de ningún modo asegurar que las grandes aves sigan viniendo a estas lomas como vienen haciendo desde hace siglos, un poco de humildad…por favor, y de decencia. Si pudieran llorar, las montañas llorarían.
Una cantera no es un negocio cualquiera, una cantera es una agujero inmenso en el paisaje, una nada absoluta, estruendo a kilómetros, ruido, máquinas, degradación del paisaje atacado y del paisaje vecino, pérdida de suelos, desprendimiento de rocas por vibración, ahuyentado de miles de animales… una gran herida, aunque nos empleen las palabras compatible y favorable. Además una cantera a cielo abierto está considerada una práctica minera primitiva.
Por otro lado ¿ para quién compatible ? ¿ para la generación de tres miserables empleos ? ¿ para quién favorable ?, ¿ para el legítimo dueño ?. ¿ Y qué hay de lo que se pierde ?.
Hace algunos años se publicó en Estadilla mi libro Memorial de Luz, quería regalar a los estadillanos una parte de la belleza de la Sierra de la Carrodilla, ese orgullo que durante docenas de generaciones se ha transmitido por los ojos y los cuentos, por la voz y los paseos, los dichos y los retratos, y realmente esperaba -ingenuo quizás de mí-, que si no todos, una parte importante del pueblo se sintiera orgullosa de esas lomas, esas ubagas, esos sotobosques, esos peñascos, y sobre todo de esa algarabía de raíces, plumas y pelos, de élitros y pezuñas, que milagrosamente se mueve por entre carrascas y oliveras, chinebros y espuendas, y al sentirse orgullosos lo cuidaran, lo protegieran, con uñas y dientes, como se protege a una madre. No hay falta ser ecologista (aunque todos lo debiéramos ser), para apercibirse de lo que puede significar esas canteras.
Las máquinas están entrando en la sierra, estoy asustado, no lo niego. Espero mucho que cesen los trabajos, que los vecinos se movilicen.

Esto va en serio.

Escrito por Xavier Bayle

Anuncios

3 responses to ““Compatible y favorable”

  • Donato

    Qué pena da saber que te estén hurtando y no veas remedio que no pase por quebrantar la ley.
    Qué pena saberse administrado por delincuentes amparados u obviados por la ley.
    Qué pena, que cuanto más busco entre la honestidad, más pena, rabia e impotencia.
    Qué pena, escuchar cada vez más a menudo “qué injusticia”
    Qué desilusión,convivir ya de continuo con la utopía.

    No rebleis, estadillanos, no dejéis de luchar por vuestra tierra. Gritad fuerte, que se oiga bien en toda España.
    No rebleis.

  • Ernesto G.

    Bien dicho, Xavier. Tengo entendido que la zona de las canteras es una propiedad privada perteneciente a una sociedad. ¿Es posible conocer el nombre de los accionistas mayoritarios de dicha sociedad que están permitiendo esta barbarie?

  • Xavier Bayle

    Hace años se sopesó la posibilidad de establecer un cementerio nuclear en Estadilla, lo cual no sucedió, ahora hay intenciones de la cantera… hay precendentes. ¿ Es que el paisaje no tiene valor en sí ?, ¿ debe siempre haber una rentabilización económica ?,¿ todo está en venta ?…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: